lunes, 25 de junio de 2018

Las dos Emilias y el sentido de la vida.


Fotografía: María Requena. "Amor".

"La salvación del ser humano es a través del amor y en el amor".
Viktor Frankl. 

Seguramente haya sido una sencilla casualidad haber leído al mismo tiempo "La revolución de las agujas" de Emilia Arias y "El arte de cultivar una vida con sentido" de Emily Esfahani Smith. Sin embargo, "las dos Emilias" han escrito sendos libros que se complementan a la perfección, y ha sido, de forma casual, una experiencia enormemente enriquecedora... Os cuento.

Una misionera "revolucionaria". Isabel Martín.

Conocí el proyecto del libro de Emilia Arias gracias a la plataforma www.libros.com que se encarga de organizar campañas de crowdfunding para la publicación de distintos libros. Su idea me encantó y ahora me alegro de haber participado como mecenas en ella. Lo recomiendo fervientemente porque, si entre todos ponemos un poquito, pueden ver la luz libros como éste que quizás de otra forma (cosas del mundo editorial) lo tendrían muy difícil. 

En "La revolución de las agujas" Emilia y sus colaboradoras nos cuentan la historia de Isabel Martín (1916-2013), una misionera salmantina que decidió dedicar su vida a mejorar las vidas de las mujeres de la India, en concreto de un slum de Bombay, a través del empoderamiento. Los que conocemos un poco el mundo de la Cooperación al Desarrollo sabemos lo difícil que es encontrar proyectos que se mantengan en el tiempo y que además tengan una visión integral. Este proyecto me ha enamorado porque no es el típico de ayuda "norte-sur", "rico-pobre". Para nada. Es la visión de una mujer humilde que quería ayudar a los demás, que sabía cuál era el sentido de su vida y que trabajó para que otros se sumaran a su labor. Las ondas que está mujer creó se extendieron cual olas en el océano ayudando a miles y miles de mujeres a mejorar sus vidas y darles un futuro mejor a sus hijos. Actualmente existe la Fundación Isabel Martín encargada de perpetuar la labor de una mujer buena y valiente. 

¿Una vida feliz o una vida con sentido? 

Ya había empezado a leer el libro anterior cuando tuve ante mis ojos a Emily dando respuestas a algunas de mis preguntas de una forma que muchos libros de crecimiento personal no habían conseguido. 

Emily, realmente, no me ha dicho nada nuevo... Su riqueza ha sido el volver a ratificarme lo que siempre debería tener en mi mente... Que la vida tiene sentido siempre que sea una vida dedicada a los demás, a ayudar a los demás desde nuestra posición en ella. Emily termina su libro hablando del doctor Viktor Frankl y su obra "El hombre en busca de sentido" que todos deberíamos leer una vez al año para no olvidarnos de lo que realmente importa. 

"El amor, por supuesto, es el centro de una vida que tiene sentido. El amor está presente en cada uno de los pilares del sentido (pertenencia, propósito, contar historias y trascendencia)." Emily Esfahani Smith.

"El arte de cultivar una vida con sentido" es el único libro de esta joven autora traducido al español. No es un mero recetario de indicaciones de cómo llevar la vida feliz y extraordinaria que todos hemos soñado en algún momento... No, este libro está lleno de testimonios reales de personas sencillas como tú o como yo, con vidas "típicas" que en algún momento se sintieron perdidas, que sufrieron lo inimaginable, pero que consiguieron encontrarle sentido a su existencia... 

Dos Emilias unidas en un mismo sentido.

"El acto de amor comienza con la definición de sentido: comienza saliendo de uno mismo para conectarse con algo más grande y contribuir al mismo". Emily Esfahani Smith.

Quizás esta frase del libro de la Emilia americana refleje el porqué, para mí, estos libros están unidos. Y es que Isabel encontró el sentido de su vida volcándose en la ayuda a las mujeres que estaban siendo denigradas por sus maridos, a la vez que les alzaba los ojos para que vieran, por ellas mismas, que su vida podía ser otra,  indicándoles el "sentido" correcto de su existencia. 

Emily crítica, al comienzo de su obra, a "la industria de la felicidad", esa tan de moda que nos dice que si no viajas, si no acumulas las cosas que salen por la tele, si no eres bella o bello, si no haces lo que te da la gana no serás feliz nunca. Emily da una visión realista de la vida de tantas personas que lejos de los cánones de esta industria consiguen una vida plena y con sentido. Emilia nos cuenta cómo Isabel, a través de su proyecto "Creative Handicrafts", dio la posibilidad a cientos de mujeres de una vida mejor y éstas supieron cómo seguir sus pasos para conseguirlo. 

Emily acaba su libro con este párrafo: "Éste es el poder del sentido. No es una gran revelación. Es pararse un momento a saludar al quiosquero (...). Es ayudar a la gente a estar en mejor forma física, a ser un buen padre o mentor para un niño. Es sentarse a contemplar anonadado un cielo estrellado (...). Es escuchar con atención la historia de un ser querido. Es cuidar de una planta. Esto pueden parecer cosas sencillas por sí solas. Pero, en conjunto, son las que iluminan el mundo". 


Emily Esfahani Smith en su charla TED. 
También puedes verlo en castellano aquí.


Gracias por leerme.
Un abrazo con todo mi amor.

(Nota: debido a la entrada en vigor del RGPD he cerrado los comentarios a mis entradas y las suscripciones, pero puedes comentar por Facebook si te apetece). 

lunes, 26 de marzo de 2018

"Por ti y por todos tus compañeros". La historia de nuestro libro.



"Los abusadores son simplemente hombres que no saben que son cobardes". Antonia Hodgson.

Tomando el relevo de mi compañera y amiga Elisabeth Jiménez, (aquí puedes leer su entrada en su estupendo blog)  hoy retomo mi blog con orgullo y emoción para presentaros el libro de relatos contra el acoso escolar “Por ti y por todos tus compañeros”. Un libro que gracias a la editorial CCS ha visto la luz… No os creáis que ha sido una tarea fácil que nuestros relatos se hayan convertido en papel y ya esté a la venta. No, no ha sido nada sencillo, pero parece que los astros se alinearon (y se aliaron) y ¡ya lo tenemos! Hoy os cuento un poquito de su pasado, que ahora ya es presente hecho libro y deseamos que su futuro sea esplendoroso.

El poder de las redes sociales.

He de reconocer que, aunque cada vez le tengo más manía a Facebook y evito pasar más tiempo del debido en este escaparate, nuestro libro probablemente no sería el que es sino fuera por esta red social. Y es que fue hace un par de años que David Poves, miembro de la asociación “Navegando junto a ti” que lucha contra el acoso escolar, me contactó por esta vía comentándome su proyecto de crear un libro de relatos para concienciar sobre esta lacra y que además fuera un instrumento de apoyo para educadores en las aulas.

David ya había “reclutado” a algunos escritores como Alexia Mars, Gloria Pueyo, Roi Martin y Bianca Aparicio (autora de “Las sombras de África”, o “La isla del coco”). Además, ya tenía pensado que Santiago Posteguillo (autor de “La legión pérdida” o “El circo máximo”) contribuyera con el prólogo a la futura obra, como así ha sido.

Por aquella época yo participaba en un grupo de Facebook para escritores “noveles” del que, seguramente, lo mejor que saqué fue a las personas que conocí, entre ellas a Pedro, Eli, Maribel, y Esther, que sumé al grupo que David ya estaba formando. Por otro lado, para mí era indiscutible que mi amigo Salvador Terceño formara parte del equipo por su capacidad de hacer “magia” con las palabras.

Además, cuando tengas el libro en tus manos, verás que está genialmente ilustrado. Algunas de las imágenes están realizadas por Salva, por Esther, y por otros compañeros ilustradores que se sumaron a este proyecto de forma altruista.

El libro finaliza con un epílogo de Álvaro Caboalles, actor berciano que en sus obras bucea en la profundidad del acoso escolar. Una estupenda "guinda" a nuestro pastel.

Así es nuestro libro

Una vez formado el grupo fuimos dialogando, sumando ideas, compartiendo frustraciones e ilusiones, intercambiando borradores, animándonos unos a otros, …

Podrás darte cuenta de que el libro no es un simple compendio de relatos con una temática común: el acoso escolar. Los cuentos son solo una parte del mismo. Hemos querido crear una herramienta que anime a la reflexión de todos los actores que forman parte de esta problemática. Tras cada relato encontrarás actividades para realizar de forma individual y grupal. Esperamos que estas tareas sean de utilidad tanto a padres como educadores, y a cualquier persona interesada en esta temática.

“Por ti y por todos tus compañeros” habla del alumno acosado por su origen extranjero, habla del chico que no sabía cómo dejar de ser un acosador, habla de la madre que no encontraba la fórmula para apoyar a su hija, trata de “detalles” que no nos deberían hacer diferentes, que no deberían ser excusas para abusar de una persona. Nuestros relatos no se quedan “a medias”, no hemos contado las cosas con miedo a herir sentimientos… No. Hemos escrito sobre una realidad tal cual es.

“Por ti y por todos tus compañeros” habla de una sociedad que debe dejar de mirar a otro lado y revisar sus valores de forma conjunta para evitar que sigan apareciendo casos de abuso en las aulas, de ciberbullying, y en general, de violencia entre los jóvenes.

¡Lo publicamos!

Desde el principio estuvo claro, y era una de las condiciones del promotor de la idea, David Poves, que todo lo recaudado por su venta iría directamente a la Fundación ANAR.

Lo más difícil era encontrar una editorial que confiara en nuestro proyecto y quisiera editarlo. Hay que decir que tocamos muchas puertas tanto de editoriales grandes como de algunas más modestas. Gracias a la editorial CCS, que mostró el interés y el compromiso necesarios, para que, por fin, este mes de marzo “Por ti y por todos tus compañeros” haya podido estar disponible y a la venta para poder comenzar su misión. ¡Gracias CCS!

Yo, personalmente, aprovecho para agradecer a mis compañeros de letras y proyecto la suerte de compartir páginas; ha sido y está siendo una experiencia absolutamente enriquecedora. Ojalá nuestro libro signifique una verdadera contribución para acabar con el acoso escolar, ojalá sirva para que cada vez menos chicas y chicos se vean acorralados en su propia aula. ¿Nos ayudas a difundir?

¡GRACIAS!

ENLACES PARA ADQUIRIRLO:


- Editorial CCS: http://www.editorialccs.com/catalogo/ficha.aspx?i=5164

- Casa del libro: https://www.casadellibro.com/libro-por-ti-y-por-todos-tus-companeros/9788490236437/6371708

- El Corte Inglés: https://www.elcorteingles.es/libros/A25902283-por-ti-y-por-todos-tus-companeros-nueve-relatos-contra-el-acoso-escolar-con-actividades-para-sensibilizar-y-prevenir-tapa-blanda-9788490236437/







 

martes, 13 de febrero de 2018

Tres autores y un diario


"La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original".
Albert Einstein. 


Y es que este comienzo de año se ha caracterizado por el descubrimiento de nuevos autores y, junto a ellos, nuevas historias, ideas e incluso "mundos". De vez en cuando es "sanador" adentrarse en realidades que no conoceríamos si no nos animáramos a leer a ciertos escritores que, en principio, pueden darnos un poco de reparo. Y cuando digo lo de "sanador" lo digo porque quedarnos en nuestra "zona de confort" literaria a veces puede resultar limitante e incluso empequeñecernos culturalmente hablando. ¡Allá vamos!

Margaret Atwood. "El cuento de la criada" y "La semilla de la bruja". 

De Margaret Atwood (Canadá, 1939) había oído hablar bastante, pero gracias a que Bookish me sorprendió con "La semilla de la bruja" empecé a descubrirla. Después llegó mi querida Tania recomendándome fervientemente "El cuento de la criada" y pasó lo que tenía que pasar... Una corriente de gran admiración se creó entre esta lectora y la autora canadiense (unidireccional, evidentemente 😉).

"La semilla de la bruja" es una novedad de enero de 2018, así que está calentito, calentito. Esta autora me ha sorprendido por sus títulos, ya que teniéndolos en cuenta no puedes imaginarte ni por un momento de qué va el libro. Tanto en uno como en otro me ha pasado lo mismo, por ello no os voy a revelar de qué tratan y así el disfrute será mayor. Si que os diré que, sobre todo "El cuento de la criada", me ha dejado estupefacta y es digno de la fama que le precede...Y aquí lo dejo para no desvelaros nada; para quién ya lo haya leído me encantaría conocer sus impresiones.

Chinua Achebe. "Todo se desmorona".

La forma en la que conocí a este autor es un tanto curiosa. Incluí a Achebe y a su obra más representativa en mi primer relato largo titulado "Cucarachas" (no, no lo busquéis, cuando lo publique alguna gran editorial os avisaré 😆). Quería que el protagonista, mi querido Dani, un intelectual sin techo, tuviera en la mano una obra que le hiciera parecer más cultivado e inusual que los demás. Por otra parte, dado su recorrido vital, "Todo se desmorona" me parecía un título perfecto. Escribí ese relato en 2015 pero solo ha sido ahora cuando me he atrevido a hincarle el diente.

Para quien no conozca a Chinua Achebe (Nigeria, 1930 - USA, 2013) dicen de él que es el padre de la literatura africana tal y como la conocemos actualmente. Su obra "Todo se desmorona" es el libro más leído en la literatura africana moderna. Si os pica la curiosidad y queréis saber más sobre él aquí os dejo un artículo. 

"Todo se desmorona" es una puerta a una historia que no nos han contado en esta parte del mundo. O, mejor dicho, no nos la han contado desde el punto de vista del pueblo africano. La podemos conocer desde nuestra visión occidental, por lo que leer este libro es ponerse al otro lado y aprender un poco sobre una cultura que nos puede resulta "extraña", "mágica", pero que al final es la historia de seres humanos como nosotros en la que podemos encontrar muchos puntos en común: la búsqueda de la serenidad en la vida, del bienestar de la familia, la necesidad de prosperar... Las personas no somos tan diferentes los unos de los otros, y para mí, este libro nos lo vuelve a demostrar con la historia de Okonkwo. 

Achebe era uno de esos autores que me daban un poco de "reparo", como decía al principio, pero después de tener en las manos una joya en papel como "Todo se desmorona", se ha convertido en un autor imprescindible para mí, al igual que una de sus compatriotas y discípulas: Chimamanda Ngozi Adichie, de la que os recomiendo hasta la saciedad "La flor púrpura". 

 J.M. Coetzee. "Desgracia".

No sé si será pecado que los que nos consideramos "grandes lectores" tardemos en leer a algunos de los grandes escritores de nuestra época. Si es por "vértigo", como me pasaba a mí con Coetzee, debería considerarse como tal (😅). 

Coetzee (he aprendido que se pronuncia "Catzi", más o menos) estaba en mi lista de autores pendientes gracias a mi amiga Mencha. Tenía que caer en sus redes antes o después, pero los Premios Nobel me suelen dar vértigo, miedito,... "Y si me aburro como una ostra", "y si no les entiendo", pero no ha ocurrido nada de eso. Debo confesar que no he terminado de leer "Desgracia" pero como me lo estoy tomando a grandes dosis, seguramente lo acabe entre hoy y mañana (lo empecé el domingo en el parque mientras mi amores jugaban al fútbol), así que para qué esperar si sé que me ha calado en las venas y en las arterias y mi corazón bombea más rápido cuando lo tengo entre mis manos. 

A John Maxwell Coetzee (Sudáfrica, 1940) se le otorgó el Premio Nobel de Literatura en 2003 por "su brillantez a la hora de analizar la sociedad sudafricana", y la verdad es que en "Desgracia" lo demuestra de una forma impecable. Así pues, otro autor que se queda pegado en mi piel.

Y un diario.

Mi diario. Este fin de semana encontré mi primer diario de cuando tenía once años. Y ha sido una grata experiencia reencontrarme con mi "yo" de hace justamente tres décadas. Releer los pensamientos y reflexiones de una María adolescente es divertido, emocionante, y sumamente reconfortante. Observo como, en el fondo, no he cambiado tanto. Mis valores e ideales estaban  ahí impregnados: mi amor por mi familia, por mis amigos, mis intereses en los libros y en... los New Kids On The Block, jajaja. (Alguna que otra se reirá leyendo esto).

Si incluyo la experiencia que ha supuesto releer mi diario adolescente, es porque me ha permitido reflexionar sobre el paso del tiempo y la utilidad de la escritura. Me veo a mí misma escribiendo en ese diario como quien le confiesa a una amiga sus pensamientos más íntimos... En alguna ocasión escribía sobre cómo me imaginaba mi vida cuando tuviera cuarenta años... ¡Es fantástico! Y veo que, a pesar de los problemas que la misma vida trae consigo, no lo he hecho mal del todo. 

Es maravilloso poder reencontrarme con mi "yo" en diferentes etapas de la vida, y eso me lo ha permitido la escritura: los diarios que he conservado sobre la vida cotidiana, mis cuadernos de viaje, las cartas que recibía de mis amigos y familia... Además, espero que mi hija, cuando sea una mujer adulta, también los valore, para que a través de ellos pueda comprenderme y entender mejor la existencia que nos ha tocado vivir. Como decía al principio, quizás para ella puedan suponer la puerta a otras "historias"...

Gracias por leerme, querid@ amig@.

Dedicado con todo mi amor a mi hija.


jueves, 9 de noviembre de 2017

El libro del sendero



Cuando te contentes con ser simplemente tú mismo,
y no te compares ni compitas,
todos te respetarán.
Tao Te Ching, Lao Tzu

2017 se caracterizará por ser un año de búsqueda e intento de compresión de lo que ocurre a mi alrededor y de mí misma. Así, este camino, me ha llevado hasta un sendero, el sendero de la sabiduría milenaria de Lao Tzu... Un ser que algunos dudan incluso de que existiera.

Lao Tzu (también conocido como Lao-Tse) es una figura de la que se conoce su existencia a través de anécdotas y leyendas contradictorias entre sí. Sin embargo, se le atribuye la creación del "Tao Te Ching" o "Libro del sendero" datado en el siglo VI a.C. 

Debo decir que llegar a tener este libro en las manos lo ha hecho posible otro libro: "Mil nombres para el gozo" de Byron Katie, que he comenzado a leer tras "Amar lo que es" de la misma autora. ¿Y cómo he caído en sus redes? La búsqueda de la comprensión de lo que nos lleva al sufrimiento ha sido la culpable.

"No creas todo lo que piensas", Byron Katie.

Mi búsqueda del porqué del sufrimiento no data de este año, ni mucho menos, debe de ser una pregunta innata en mí. Recuerdo una conversación con una religiosa en el año 1999, durante una estancia de verano en el psiquiátrico de Ciempozuelos (tranquilos, fue por motivos profesionales y espirituales 😉), gestionado por la congregación de las Hermanas Hospitalarias. Es una de esas charlas que evoco de vez en cuando porque giró alrededor de una de las cuestiones vitales que más me preocupan: ¿Porqué sufrimos? ¿Qué puedo hacer para evitarlo? En esa época, con 21 años, dudaba si irme a una misión humanitaria, pero el sufrimiento que podía causarles a mis padres me torturaba. La hermana, muy sabiamente, me dijo que no podría nunca evitar el sufrimiento a los que me rodean, que además no podía soportar el dolor del mundo sobre mis hombros... Y que ayudar podría hacerlo en cualquier parte del mundo, incluyendo mi propio barrio; a partir de ello, debía tomar mis decisiones.

Casi 20 años después me siguen acompañando algunas (no todas) de aquellas mismas preguntas. Además, la búsqueda de la paz, la serenidad... a pesar de lo que ocurra a nuestro alrededor, es una de las cosas que he intentado este año. Así he llegado hasta Katie, su Trabajo y el Tao.

"La realidad es siempre más amable que las historias que contamos sobre ella", Byron Katie.

Katie ha diseñado una estrategia para conseguir la calma y la paz a través del cuestionamiento de nuestros propios pensamientos que ella denomina "El Trabajo". Según cuenta era una persona inmersa en un gran sufrimiento, al borde del suicidio, que un día recobró la serenidad gracias a cuestionarse sus propias creencias, las historias que se contaba sobre lo que ocurría en su vida, y, de esta manera, encontró la paz que tanto ansiaba. Ahora se dedica a transmitirlo a otras personas que se encuentran en estados de sufrimiento causados por sus propios pensamientos... ¿Te suena? A mí mucho.

Leyendo sus libros he comprendido que, muchas veces, sufrimos a causa de lo que imaginamos que puede ocurrir, de lo que creemos que piensan los demás, e incluso de creencias arraigadas en nosotros desde la primera respiración que produjimos. Si desmontamos concienzudamente los pensamientos que más nos dañan, la calma y la paz llegarán.

"Preocúpate por lo que las demás personas piensen y siempre serás su prisionero", Lao Tzu.

"Mil nombres para el gozo" se recrea en cada uno de los trozos de sabiduría que dispuso Lao Tzu en su "Libro del sendero", por ello es que es recomendable leerlos a la par. Yo al menos, de esta manera, los estoy disfrutando un montón. Y si además te haces con la versión de Stephen Mitchell ilustrada tendrás una hermosísima joya de la Humanidad en tu biblioteca (lo de la "joya de la Humanidad" no es de mi cosecha, que conste 😉, así lo califican los expertos).

Para leer el Tao es necesario disponer de una mente abierta; no es apto para cualquiera, de eso no tengo dudas. Hay que estar dispuesto a vislumbrar una vida sencilla (desde la humildad y el amor) en los poemas, muchas veces complejos, que conforman este tratado de la sabiduría humana. Nos anima a volver a la esencia de nosotros mismos, evitando cegarnos por los deseos absolutamente innecesarios.

Es curioso que muchos de sus preceptos sean traídos a la actualidad por cientos de "gúrus" que se están haciendo millonarios con la "industria de la felicidad", "mister wonderfulistas" y demás, sacándolos de contexto en pequeñas frases que pueden resultar incomprensibles y totalmente reduccionistas. Creo, sinceramente, que es mucho más efectivo adentrase con profundidad en su esencia, en su estudio en conjunto, intentando comprender, realmente, qué es lo que Lao Tzu legó al resto de sus congéneres a través de los siglos. De todas formas, si una de estas pequeñas frases te animan a bucear en la historia de Lao-Tze y su libro, bienvenidas sean.

Como conclusión personal, y aunque aún me queda el resto de mi vida para seguir caminando por  "mi propio sendero de búsqueda", creo que la sabiduría milenaria que habla de la esencia pura del ser humano es merecedora de volver a nosotros, no solo cuando nos sentimos al borde del precipicio, sino SIEMPRE y en cada momento de nuestras vidas, con el fin de disfrutar de una existencia más plena. Ser capaces de quitar la paja inservible de nuestro día a día y quedarnos con lo esencial, bajar el volumen del ruido de nuestra mente, y abrazar al otro como la maravilla que es, nos ayudará a tener una vida más autentica incluso en medio de la tormenta.

Gracias por leerme, amigo.

Lo blando vence a lo duro;
Lo que carece de forma penetra lo impenetrable;
Hay valor en no actuar.

Enseñando sin palabras,
Trabajando sin acción,
Es algo que pocos pueden comprender

Tao Te Ching.


Dedicado, de todo corazón, a las mujeres guerreras que tengo a mi alrededor en especial a mi madre, y hermanas, a Amelia, a Ana B., a Men, a María, a Viki, a Eli, y a tantas mujeres, pilares de este mundo, que buscan su sendero.


jueves, 13 de julio de 2017

Lecciones de vida

 

El 84, de Charing Cross Road, en Londres.
 

No estoy seguro de que yo exista, en realidad. Soy todos los autores que he leído, toda la gente que he conocido, todas las mujeres que he amado. Todas las ciudades que he visitado, todos mis antepasados... Jorge Luis Borges.
 
En una entrevista realizada por El País en 1981 Borges realizaba la afirmación anterior... "No estoy seguro de que yo exista...". Habría que entrar en la mente del autor argentino para saber por qué realizaba esa afirmación, pero seguramente incluso así, sólo él podría decirlo. Pero... ¿Y yo? ¿Yo existo? Aseguraba que nadie puede escapar a su destino y el suyo era la literatura. ¿Y el mío? ¿Tenemos un destino? ¿Cuál es el mío? En fin ...
 
Estos últimos seis meses me han dado para leer y reflexionar mucho... Cierto es que he leído sobre todo libros de psicología, emociones, etc. Pero también alguna novela, y biografía que quizás me hayan colmado más que la mayoría de los libros de "autoayuda" que haya podido leer. De estos seis meses me apetecía dejaros un pequeño resumen de lo que más me ha gustado. ¡Aquí vamos!
 
Lecciones de vida, de Elisabeth Kübler-Ross y David Kessler.
 
Este maravilloso libro me lo regalaron mis dos queridas amigas Mariola y Yoyo por mi cuarenta cumple celebrado este año. Lo he leído ya un par de veces y lo tengo siempre en la mesilla de noche. Es un libro especial que me sirve para sentar los pies en el suelo cuando parece que todo se tambalea y no olvidar lo importante de la vida, a pesar de los problemas o desgracias a las que nos podemos enfrentar. Los autores nos hablan de sus experiencias junto a personas que se enfrentan a la muerte y es ahí, teniendo en frente a la dueña de la guadaña, cuando sopesamos lo que ha sido nuestra vida y las lecciones que hemos aprendido. La paciencia, el amor, el juego, el poder, la felicidad... Son aprendizajes que vamos adquiriendo a lo largo de la vida, y que, en nuestros últimos momentos, nos harán darnos cuenta de la belleza de la vida. Gracias a mis amigas por este inmenso regalo que va más allá de las hojas de papel en las que está escrito.
 
Hacia el infinito, de Jane Hawking.
 
Un libro de unas 700 páginas que habré devorado en un par de semanas y es que la historia de la vida de Jane junto al gran científico Stephen Hawking no tiene desperdicio. Es una de las historias reales que más me han enganchado e impactado desde hace tiempo. Jane cuenta desde su perspectiva su vida como esposa y cuidadora principal del Doctor Hawking desde que se conocieron, el afrontamiento de su diagnóstico, su matrimonio, sus hijos, sus frustraciones profesionales, su amor por su familia... Es un relato que no deja indiferente por la fuerza de esta mujer para afrontar todas las vicisitudes que significan vivir al lado de una mente tan brillante y, a la vez, un cuerpo tan enfermo como el de su marido. Para mí leer historias reales de personas que han tenido que enfrentarse a grandes desafíos y superarlos me anima a pensar que todos tenemos las herramientas para saltar los obstáculos... Sí, podemos hacerlo.
 
Crónica de mí mismo, de Walt Whitman.
 
Sobre este libro y la poesía de este grandísimo autor escribí un artículo para "Hablando con letras"; leer "Crónica de mí mismo" junto con "Hojas de hierba" te asegura adentrarte en el universo de Whitman haciéndote una idea más "real"  de este escritor. Como decía en el artículo (que puedes leer aquí), en sus cartas he descubierto a un hombre bueno además de una persona capaz de disfrutar de las cosas más pequeñas y comunes que la vida nos ofrece. Probablemente, ser capaz de darse cuenta de que lo "común" es milagroso por sí mismo es lo que le hizo escribir una poesía que sigue siendo actual a pesar de haber sido escrita hace casi doscientos años. ¡Gracias capitán, mi capitán!
 
 
La isla de las culebras, de Miguel Torija.
 
Miguel Torija ya se ha convertido en un gran amigo, pero también he descubierto a un gran escritor a través de sus libros. Su estilo es realmente especial y diferente, y para comprobar lo que digo sólo tienes que leer, por ejemplo, "La isla de las culebras" y comprenderás el por qué. Se podría decir que es una novela de aventuras, pero yo me quedo con la historia humana del protagonista, además de con el viaje al momento histórico al que nos traslada el autor gracias a sus descripciones tan detalladas. De Miguel recomiendo también, si no los has leído aún, "Cuando la vida se pone perra" o "Catálogo de excusas para seguir vivo (o para estar muerto)"... Buenos títulos, ¿eh? Magníficos, y sus páginas interiores mejores.
 
84, Charing Cross Road, de Helene Hanff.
 
Es una dulzura de libro, además de divertido, ameno, tierno, emocionante, etc., etc. Me lo recomendó mi amiga Eli, y reposaba en mi librería desde hacía tiempo. Esta semana llegó su momento y lo he leído en un par de tardes. (No es que no haga otra cosa más que leer, es que es muy finito ;) ) A mí me ha encantado este intercambio de cartas entre una lectora residente en Nueva York y el personal de la tienda "Marks & Co." de Londres cuya imagen ilustra esta entrada. Como no me gusta hacer "spoiler" únicamente diré que mientras lo lees te entran muchas ganas de buscar una librería de segunda mano donde rebuscar entre sus estantes, embriagarte de su maravilloso aroma y de jugar a encontrar huellas de lectores anteriores. ¡El paraíso del lector!
 
 
Y he leído muchísimo más... Pero me quedo con estas joyas literarias; todas, de una manera u otra, se corresponden a lecciones de vida, y eso es lo que hace que un libro sea una joya. Para mí los libros también se convierten en amigos; en ocasiones encuentro más verdad, consuelo y apoyo que en otros muchos sitios, y lo bueno es que, cuando te haces "amigo" de un libro, nunca te fallará.
 
Actualmente tengo entre mis manos dos relatos breves: "La muerte en Venecia" de Thomas Mann y "El alienista" de Joaquim Machado de Assis... Este último me está fascinando, prometo comentar.
 
Acabo esta entrada como la comencé... Con Borges... Yo tampoco sé nada.
 
"Entonces, Borges, usted existe o... "Nada, nada, amigo mío; lo que le he dicho: no estoy seguro de nada, no sé nada. Imagínese que ni siquiera sé la fecha de mi muerte...".
 
Gracias por leerme, querid@ amig@.
 
 
PD: La entrevista integra de Borges la puedes leer aquí.
 
 

domingo, 12 de febrero de 2017

(-156) o El libro infinito

Foto: María Requena.

"La vida como un comentario de otra cosa que no alcanzamos, y que está ahí al alcance del salto que no damos". Horacio... Cómo me he sentido de identificada contigo... Esa sensación de búsqueda (¿de búsqueda de qué?) de los inconformistas, o de los que no queremos quedarnos en la superficie pero no sabemos cómo profundizar... Ese desasosiego que sólo desaparece con tres o cuatro cosas, aunque nunca termina de diluirse... Cómo te entiendo, Oliveira. "No es búsqueda porque ya se ha encontrado. Solamente que el encuentro no cuaja", y no somos capaces de identificar el porqué.  

"Defenderé ser yo hasta que no pueda más". La primera vez que tuve Rayuela en mis manos, terminamos odiándonos. En agosto de 2014 lo veía en mi mesita de noche y, literalmente, se me revolvían las tripas. Sentía una frustración equiparable a cuando intentas explicar a alguien, que quieres profundamente, lo importante que es para ti pero no lo comprende y es como si te dieras contra un muro, ... Pun, pun, pun, pun... Incluso a veces acabas haciéndote sangre, pero lo vuelves a intentar porque te importa mucho... Pun, pun, pun,... Y entonces es mejor esperar,... Todo tiene su momento y con los libros pasa lo mismo. Rayuela en ese momento era incomprensible para mí; ahora pienso que igual que, románticamente, siempre me ha gustado creer que algunos libros (especiales) te eligen a ti, los libros también pueden rechazarte. 2014 fue un año extraño, convulso y quizás Rayuela "sabía" que no lo iba a disfrutar... Que llegaría el instante en que mi mente se abriera, que mi espíritu estuviese dispuesto y pudiera disfrutarlo tal y como esta obra de arte se merece. "Cómo explicarle que todo estaba por hacerse y que lo único decente era ir hacia atrás para tomar el buen impulso, dejarse caer para después poder quizá levantarse". Esta vez he tardado 14 días en devorar y deleitarme con sus 730 hojas. Esta tarde de domingo oscuro, arropada con una manta en mi sofá, alejada del móvil todo lo posible, y escuchando el maravilloso sonido de la lluvia, me ha servido para emocionarme como hace mucho tiempo que no lo hacía.

"Bastante loca de a ratos, (...) a veces tan triste, a veces muerta de risa. A veces mala". Leer Rayuela es adentrarse en el incomparable juego literario que Cortázar ideó para sus lectores. Es tropezarse con frases míticas de las que nos hemos enamorado a lo largo de nuestra vida. Se puede leer de tres formas distintas, pero no tengo dudas de que hay infinitas formas de hacerlo... Tantas como personas, como momentos, como vidas... Rayuela es "el libro infinito" porque al doblar su última página (al doblar la última esquina) se tiene la sensación de que no ha terminado... De que el lector puede (y debe) escribir el siguiente capítulo... En su mente, en su corazón, en su emoción...

"Quand il reviendra, le temps des cérises". Rayuela me ha transportado a París... La primera vez que la visité tenía 17 años, la última 31... Tengo que volver a París... Volveré con mi pequeña a enseñarle todo lo que una de las cunas culturales del mundo entraña... Y ahora también podré imaginarme a la Maga, a Oliveira, al Club de la Serpiente en sus calles, en sus cafés... E iremos a Montparnasse...

"Yo soy sumamente sensible a la discontinuidad vertiginosa de la existencia". Ay, Oliveira... Cómo te comprendo en el sentimiento de desarraigo que sólo entendemos los que lo padecemos. Ese estar aquí pero querer estar allí, o estar allí pero querer estar aquí. "Acabó por entender que a Oliveira le daba exactamente lo mismo estar en Buenos Aires que en Bucarest". Esa sensación de no pertenecer a ningún sitio... Pero querer pertenecer a todos... 

"Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos". Pero Oliveira... Hará unos 16 años que le regalé esa frase en un marcapáginas. Tuvo que cruzar un océano, recorrer diez mil kilómetros para encontrarnos. Y no volvimos a separarnos... Y es lo que marca la diferencia. "Pero el amor; esa palabra..." Es lo que hace que la búsqueda sea más sosegada, más calmada. Es lo que hace que mi único sentimiento de pertenencia sea a mi familia, a él, a mi hija. Ellos son mi Norte, la aguja que me orienta... "Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio". Amor infinito, como tú sientes por la Maga...

"En el fondo sabía que no se puede ir más allá porque no lo hay". Amigo, amiga, deja que Rayuela te elija, no fuerces el momento, hay que encontrarlo para sacarle todo el jugo, para emocionarte, para deleitarte,... Espera, y no lo olvidarás.

Esas metáforas tranquilizadoras, esa vieja tristeza 
satisfecha de volver a ser el de siempre, de continuar,
de mantenerse a flote contra viento y marea,
contra el llamado y la caída. 


Dedicado con todo mi cariño a mi amiga María... Gracias por SER y por ESTAR.


CAPÍTULO PRESCINDIBLE


"Música, melancólico alimento para los que vivimos de amor".

"Ahora Ronald había puesto un viejo disco de Hawkins, y la Maga parecía resentida por esas explicaciones que le estropeaban la música (...)."






miércoles, 18 de enero de 2017

Mi viaje a Anantapur



La utilidad de los libros es que inspiran y ayudan al hombre para entender y descifrar su propio corazón. Vicente Ferrer.

En 2016 se cumplieron 20 años de la creación de la Fundación Vicente Ferrer en España. En los diversos reportajes que se publicaron, aparecían algunas imágenes de personajes famosos con Anna Ferrer portando el libro "Un pacto de amor". Lo estuve buscando y para mi sorpresa no me resultó fácil por los medios habituales. Agotado. Gracias a La Providencia, como diría el propio Vicente, encontré un ejemplar en la librería Alcaná (de la que ya he declarado mi afición). Esta entrada la he ido construyendo en mi cabeza desde la primera página del mismo, de hecho, escribo esto cuando aún no he llegado a su fin... Y es que si hay cosas que me apasionan, tardan poco en aparecer transformadas en palabras.
 
Para quien me conozca un poco sabe que para mí la Fundación Vicente Ferrer es especial. Mi primer contacto con ella fue en mis años de universidad, en un foro de voluntarios celebrado en mi facultad en 1997. Fue un flechazo. No me hablaban de proyectos a corto plazo, ya me hablaban de un proyecto con más de veinte años de recorrido en India, en una de las zonas más pobres del planeta. Entonces no sabía que la FVF sólo llevaba un año implantada en España. Ahora leyendo "Un pacto de amor" (el de Vicente y Ana entre ellos y con el mundo) casi veinte años después de aquel primer encuentro, he podido conocer más de su funcionamiento, de su historia, y de cómo ser capaces de hacer posible lo imposible. De cómo la visión de un hombre bueno y el trabajo de otras muchas grandes personas que han confiado en esa visión, han logrado erradicar la pobreza extrema, porque sí se puede hacer, es posible y ellos lo han demostrado.
 
Si echo la vista atrás cuento con casi dieciocho años colaborando con la FVF como socia. Precisamente durante el 2016 he tenido el gran placer de poder tenerles más cerca gracias al programa de colaboración con empresas, con la suerte de poder realizar varias actividades para conocerles aún más. Ha sido un privilegio.
 
Además, acompañada por mi nueva pero ya querida amiga Puri que llegó al evento igualmente gracias a La Providencia, pudimos escuchar a la propia Anna Ferrer en una fría noche sevillana. Escucharla hablar del proyecto, de Vicente desde el punto de vista humano, y de todo lo que en el futuro la FVF va a conseguir gracias al apoyo de muchas "pequeñas" personas que confiamos en la visión de un catalán con corazón indio, fue una fortuna y un momento inolvidable y emocionante.
 
En todas las ocasiones que he podido escuchar durante el 2016 hablar de la FVF me he quedado con un maravilloso conjunto de palabras: "La acción buena contiene todas las filosofías, todas las ideologías, todas las religiones". Vicente añadía que "la acción buena nos hace felices, la mala nos destruye". Creo que no hace falta añadir más.
 
Me encanta la frase de Vicente con la que comenzaba esta entrada: "Los libros inspiran y ayudan al hombre para entender y descifrar su propio corazón". Para mí es una verdad absoluta; los libros como "Un pacto de amor" me han inspirado, enseñado a "leer", y a entender mi propio corazón. Gracias a libros como este he podido viajar a la India... Pero, gracias a encontrarme en el camino a personas que me han mostrado que lo imposible es posible... hoy te cuento un "secreto" amigo lector: mi hucha para viajar a Anantapur cada vez está más llena, de ilusión y de monedas... "Espera el milagro".
 
Gracias a Vicente y a Anna Ferrer por ser fuentes de inspiración 
y una luz en este mundo lleno de sombras.