sábado, 15 de octubre de 2016

Dyer y el amor a uno mismo.



Hay solo una vida para cada uno de nosotros: la nuestra.
Eurípides.

Este año, que encauza sus últimos meses, me ha dejado, entre otras cosas, tres enseñanzas: la importancia de amarse a uno mismo, la relevancia del propio pensamiento y ser capaz de no esperar nada. Cerca de cumplir cuarenta años, muchas de las cosas que he experimentado estos meses, me han recalcado la importancia de estas tres ideas... Y Wayne Dyer me lo ha confirmado.

Conocí a Dyer (1940-2015, USA) a través de la película "El cambio" que me recomendó un buen amigo. Han pasado varios años y gracias a haberme topado con "Diez secretos para el éxito y la paz interior" he recordado ese documento y sus enseñanzas que resume en este libro. Os dejo un maravilloso fragmento...



Quisiera decir lo que pienso  y siento hoy, con la condición de que quizás mañana lo contradiga todo. 
Ralph Waldoo Emerson.

La verdad es que tengo cierta manía a los libros que son "Diez secretos", "63 sistemas", "85 maneras", etc. Les tengo cierta tirria y no sé porqué, pero este libro tenía de especial el momento en el que lo encontré (de esos en los que una anda "despistada"en la vida), el lugar (una feria de "lo sagrado") y su olor... Un intenso olor a incienso. Es una obra sencilla y con la única pretensión de proporcionar consejos para conseguir una vida en la que prime la paz interior y, ante todo, el amor. 

Dyer habla ante todo de AMOR y, sobre todo, del amor a uno mismo, principio y fin. En el día a día, a veces, nos puede parecer algo obvio. Pero no lo es tanto. A mí el amor propio  me sonaba a egoísmo... ¡Qué equivocada estaba! El amor a uno mismo es lo principal si queremos proporcionarlo a nuestro entorno, a nuestro día a día, a nuestro trabajo, a los que nos rodean. Es una parte fundamental de nuestra existencia. Cuidarnos, amarnos y hablarnos con "cariño" es esencial para tener una vida plena... Y en ocasiones nos cuesta darnos cuenta.

La felicidad de tu vida depende de la calidad de tus pensamientos... Cuida de no albergar ideas inconvenientes para la virtud y la naturaleza razonable. 
Marco Aurelio.

El control del pensamiento debería ser una asignatura obligatoria en los colegios. Si fuéramos plenamente conscientes de lo que nuestros pensamientos afectan a nuestra propia vida, entenderíamos su importancia. Son nuestras propias ideas las que a veces nos envenenan, nos llenan de resentimientos (siempre injustificados según Dyer) y hacen caer en la desesperación. A veces, simplemente con cambiar nuestros pensamientos, nuestra actitud, responder siempre con amor y bondad es lo que hará que todo cambie.  

Wayne nos recalca en este libro que "nuestros pensamientos son la fuente de prácticamente todo lo que configura nuestra vida". Nuestros pensamientos, suposiciones, ideas, ensoñaciones... ¿Os imagináis cómo sería nuestra vida si los usáramos de forma positiva?¿Si nos centráramos en las virtudes de las personas que queremos en lugar de en sus defectos (que todos tenemos)? ¿Y en nuestras propias virtudes? ¡Nuestras vidas serían totalmente distintas!

Dyer nos dice "prefiera ser bondadoso a tener razón" y es una frase que espero que se me grabe a fuego; responder con bondad ante la ofensa, proporcionar amor en lugar de odio... Es uno de los principios para conseguir paz interior... Esa que todos buscamos y se nos escapa como humo entre los dedos. 

Deje de esperar que aquellos que son diferentes sean como usted cree que deberían ser.
Wayne Dyer.

No esperar nada de nadie puede sonar duro, pero yo he comprobado que es un gran acto de generosidad, bondad y amor. Hacer las cosas sin esperar nada a cambio, no esperar a que las personas se comporten como uno lo haría, no tener expectativas sino recibir lo que llega como un gran regalo, es una actitud que mejora y calma el espíritu de forma radical. 

Esperar a que las personas se comporten de cierta manera y frustrarnos si no lo hacen produce malestar y desasosiego. Trabajar en el cambio, ser bondadoso, generoso y hacer las cosas sin esperar nada es el mayor acto de amor que podemos proporcionar a nuestros semejantes. Dyer lo sabe; yo, ahora, lo sé. 

A este libro y a muchos otros como él, les encuentro un defecto... No llevan de regalo un microchip... Uno para implantármelo y que no se me vuelva a olvidar la importancia de todas las cosas sobre las que Dyer me ha hecho reflexionar. Ojalá uno pudiera terminar de leer un libro así y poder llevar a cabo todas sus enseñanzas tan fácilmente como llevar a cabo una receta de cocina... Pero para mí es tan difícil como aprender japones. 

Sin embargo, creo que lo importante es tenerlo en mente y trabajar para conseguirlo. Tener cerquita este maravilloso libro que gracias a sus diez sencillos secretos (secretos a voces) nos hace visualizar un mundo mejor,  también es un buen recordatorio para saber que en nosotros, y sólo en nosotros, está la posibilidad de ser felices y hacer felices a los que amamos. 

"Nuestros miedos, se pueden eliminar mediante el amor.
El amor a uno mismo.
El amor por lo que uno hace.
El amor por los demás.
El amor por nuestro planeta.
Cuando uno experimenta el amor en su interior,
el miedo no puede sobrevivir".
Wayne Dyer.

Gracias por haber llegado hasta aquí. Gracias, siempre.
Todo mi amor, y muchos besos...